La pirámide de kukulcán llega a China: es una de las piezas en el Festival Internacional de Nieve y Hielo

La pirámide de kukulcán llega a China: es una de las piezas en el Festival Internacional de Nieve y Hielo La pirámide de kukulcán llega a China: es una de las piezas en el Festival Internacional de Nieve y Hielo La pirámide de kukulcán llega a China: es una de las piezas en el Festival Internacional de Nieve y Hielo

Por el 50 aniversario de las relaciones diplomáticas entre México y China, en ese país se instaló la primera escultura de hielo con temática mexicana: la pirámide de Kukulcán, en el Festival Internacional de Nieve y Hielo de Harbin que se inauguró este 6 de enero.


La escultura de Harbin es una réplica exacta de la pirámide de Kukulkán, con forma piramidal, nueve niveles o basamentos y cuatro fachadas principales, con escaleras cada una. La réplica fue nombrada Eterno retorno del Sol. Fue hecha con una pieza de hielo de 440 metros cuadrados. Mide 9.5 metros de alto y 20.9 metros de ancho.


La ciudad de Harbin es la capital de la provincia glacial de Heilongjiang, al noroeste de China, muy cerca de la frontera con Rusia y Siberia. A principios de cada año es la anfitriona del festival de esculturas de hielo, que se celebra desde 1963, pero se interrumpió durante la Revolución Cultural China y reapareció hasta 1985.


Es uno de los cuatro festivales más importantes de todo el mundo y dura sólo un mes, si el sol no las derrite antes.


Tiene 3 parques temáticos: el “Sun Island International Snow Sculpture Art Expo”; el “Harbin Ice and Snow World” y el “Zhaolin Park Ice Lantern Fair”. Las figuras a gran escala son elaboradas de hielo y plástico con luces de colores.

El embajador de México en China, Jesús Seade, celebró que, por primera vez, se incluya un tema latinoamericano en este festival y anunció el lanzamiento de los festejos del 50 aniversario de diplomacia entre ambas naciones.

El templo de Kukulkán se encuentra ubicado  en Chichén Itzá, también es conocido como “El Castillo”, nombre que le pusieron los españoles al encontrarle similitud con los edificios europeos fue construido en el siglo XII D.C., en la península de Yucatán.

En este templo se rindió culto a la entidad maya Kukulkán o serpiente emplumada, por lo que la estructura piramidal tiene motivos serpentinos en su decoración.

El templo tiene cuatro escalinatas con 91 escaleras cada una y que, en total, sumas 364 que, junto a la plataforma superior suman 365 unidades que representan el Haab.