Estudio confirma la ‘inmunidad innata’ a Covid-19; por eso algunas personas no se contagian

Estudio confirma la 'inmunidad innata' a Covid-19; por eso algunas personas no se contagian Estudio confirma la 'inmunidad innata' a Covid-19; por eso algunas personas no se contagian Estudio confirma la 'inmunidad innata' a Covid-19; por eso algunas personas no se contagian

Una investigación del Instituto Humanitas y el Hospital San Raffaele de Milán confirmó que existe inmunidad innata al virus SARS-CoV-2, responsable de la Covid-19, por lo que el descubrimiento de este mecanismo del organismo puede contribuir a evitar y combatir la enfermedad.

El trabajo mundial ‘Reconocimiento e inhibición del SARS-CoV-2 por moléculas de reconocimiento de patrones de inmunidad innata humoral’ publicado en la revista Nature Immunology, señala que la inmunidad innata incluye diversas moléculas con funciones similares a las de los anticuerpos, algunas de las cuales sirven como biomarcadores de la gravedad de la enfermedad por Covid-19.

La molécula Lectina de Unión a Manosa (MBL, por sus siglas en inglés), que tiene funciones similares a las de los anticuerpos, se une a la proteína ‘spike’ o de ‘espícula’ del coronavirus y bloquea su entrada en el organismo. En otras palabras, la neutraliza.
De acuerdo con los científicos, esta molécula forma parte de los “antecesores” de los anticuerpos y en su interacción con el SARS-CoV-2 es capaz de bloquearlo, sin importar la variante de qué se trate, incluidas la ómicron y la delta.

Señalan  que las variaciones genéticas de la MBL están relacionadas directamente con la gravedad de la Covid-19 en cada paciente, por lo que ahora toca evaluar si puede ser un indicador que sirva a los médicos para tratar la enfermedad.

Igualmente, los investigadores estudian si esta molécula puede desempeñar un papel en la prevención o en el tratamiento de la enfermedad, dado que realiza funciones similares a las de los anticuerpos.

La razón por la que MBL bloquea el SARS-CoV-2 tiene que ver con su vínculo con los azúcares de la proteína ‘spike’, que se mantienen en todas las variantes.