El Oro, una mina mexiquense de joyas arquitectónicas y riqueza natural

El Oro, una mina mexiquense de joyas arquitectónicas y riqueza natural El Oro, una mina mexiquense de joyas arquitectónicas y riqueza natural El Oro, una mina mexiquense de joyas arquitectónicas y riqueza natural

El pueblo mágico de El Oro, es considerado una de las antiguas glorias mineras del país, por lo que la Secretaría de Cultura y Turismo, en este periodo vacacional, invita a reconocer y difundir su riqueza natural, cultural, histórica, gastronómica y artesanal.

Se ubica a 96 kilómetros de Toluca, la capital mexiquense, y colinda con Temascalcingo, Atlacomulco, Jocotitlán, San Felipe del Progreso y Villa Victoria, así como Tlalpujahua, en el estado de Michoacán.

Es considerado un destino con grandes joyas arquitectónicas entre las que destaca el Teatro Juárez, construido en la época porfiriana e inaugurado el 5 de febrero de 1907. Su arquitectura conjuga elementos del neoclásico y del art nouveau.

El Palacio Municipal es un edificio de inicios del Siglo XX. La fachada del recinto tiene un estilo ecléctico mientras que el decorado interior es de estilo art nouveau.

En la entrada, las y los visitantes encontrarán el Mural “Génesis Minero”, que retrata la vida de los habitantes en esos años, creado por el pintor Manuel D’Rugama.

Como parte de la gloria minera de este Pueblo Mágico, el Tiro Norte es un sitio que debe ser visitado. Consiste en una estructura de madera que ayudaba a los trabajadores a extraer del interior de la mina la piedra que contenía el mineral, única estructura de madera en el país que aún se conserva en pie.

Cuenta, además, con un hermoso teatro al aire libre, un espacio de descanso y un piso transparente para apreciar la profundidad de 493 metros divididos en ocho niveles.

En este Pueblo Mágico es imperdible visitar la Presa Brockman, lago artificial en el que se puede disfrutar de una experiencia de contacto con la naturaleza, senderos apacibles y vida silvestre.

Las y los amantes del turismo religioso pueden admirar la Parroquia de Santa María de Guadalupe, de estilo neoclásico. Su construcción comenzó en 1783, con muros de adobe y techos de teja española y tejamanil. Originalmente fue diseñada con una sola torre y fue hasta mediados del siglo XX que se construyó la segunda.

Después de un buen recorrido en el Pueblo Mágico de El Oro, las y los visitantes no se pueden ir sin probar La Chiva, un licor tradicional elaborado con 21 hierbas amargas y dulces, entre las que destacan la hierbabuena, manzanilla, menta, toronjil, peshtó, maro, cuasia, prodigiosa y demás, mismas que se deben poner a secar al sol sobre petates para que conserven sus propiedades.

En este periodo vacacional de Semana Santa, el Pueblo Mágico de El Oro es una buena opción para visitar en compañía de la familia.